lunes, 18 de agosto de 2008

La práctica del Reiki

He aquí algunas indicaciones generales que os aconsejamos seguir durante un tratamiento de Reiki. Naturalmente, no tienen nada de absoluto, pero estas pocas sugerencias son el fruto de cien años de experiencia de los Maestros de Reiki, y representan un patrimonio común a todos nosotros, transmitido de Maestros a alumnos.

Dicho esto, todos somos invitados a enriquecer libremente estas indicaciones por medio de nuestro aporte personal.

Experimentad, y escoged directamente las variantes que mejor os convengan.

De todos modos, una vez que vuestra práctica esté suficientemente consolidada, os aconsejamos fiaros de vuestra intuición. Si sentís que vuestras manos se orientan solas hacia otro punto, si sentís que es mejor insistir un poco más en una cierta posición, seguid vuestra intuición.

ALGUNOS CONSEJOS VÁLIDOS PARA LOS NIVELES PRIMERO Y SEGUNDO

-Aseguraos de que vuestro paciente no cruza las piernas.

-Si está tumbado sobre su espalda, invitadle a extender sus brazos a lo largo del cuerpo. Cuando trateis la espalda, los brazos podrán permanecer estirados, o bien replegados sobre la cabeza.

-Si no podeis tocar a vuestro paciente (como es el caso de los quemados), mantened vuestras manos a dos centímetros de su piel.-No debeis separar nunca vuestros dedos durante el tratamiento, a fin de concentrar el flujo de energía.

-Quitaos anillos, brazaletes, sortijas: es cierto que el Reiki pasa a través de cualquier sustancia, pero los metales parecen volver más lenta su acción.

-Antes y después de cualquier tratamiento, lavaros las manos con agua para descargar cualquier energía que no sea la del Reiki.

El medio ideal para los tratamientos

Sin ser indispensable, es evidente que un medio apacible puede facilitar el desencadenamiento del proceso y aumentar la disponibilidad del sujeto frente al tratamiento que recibe; por otra parte, será también más agradable para vosotros.

Nunca se repitirá lo bastante que este tratamiento no es más que un fenómeno natural, y que el papel del terapeuta se resume en su función de canal: evitad en consecuencia toda concentración mental sobre lo que estáis haciendo, y consagrad el tiempo del tratamiento a una forma de meditación interior.

Antes de comenzar, hablad un poco con vuestro paciente en relación a sus problemas: será la ocasión de instaurar una corriente de simpatía, y de invitarle a formarse una idea correcta de lo que vais a hacer conjuntamente: sea lo que sea, hay en ello algo de sagrado. Esta actitud no es inidspensable al éxito del tratamiento, pero facilita la buena circulación de la energía.

Tras el tratamiento, dejad que vuestro paciente se tome su tiempo: la relajación le permitirá apreciar esta experiencia hasta su término. Se trata de una fase muy importante, demasiado a menudo descuidada: es la toma de conciencia profunda de todo lo que acaba de suceder.

El medio ideal sería una habitación consagrada al Reiki, "cargada" de formas de pensamiento positivas que cualquier tratamiento ulterior no haría sino que reforzar.
¿...Y si no funciona?

Incluso si habeis seguido las indicaciones al pie de la letra, puede suceder que no pase nada. Ello no significa que el tratamiento no haya funcionado, aunque no haya que descartar nunca por completo esta hipótesis.

Nuestra tarea no es la de combatir la enfermedad, sino la de canalizar la energía, a fin de que se halle en condiciones de eliminar las causas más profundas de los síntomas actuales. Estas causas pueden estar ligadas a problemas existenciales muy profundos, y a los que nuestro paciente no desea hacer frente.

El Reiki es una terapéutica suave que no fuerza nunca las tendencias de los individuos, sino que secunda sus decisiones; no se puede, pues, obligar a nadie a curarse si va en contra de sus intenciones más profundas.

Por la misma razón, nunca hay que intentar convencer a alguien de que se someta a un tratamiento, o de que participe en un curso de Reiki. Lo único que podemos hacer es informar de la existencia de esta técnica y de sus posibilidades, no interviniendo más que cuando nos es explícitamente demandado. Cualquier otra actitud sólo dará malos resultados, pues toda decisión impuesta comporta tarde o temprano una actitud de rechazo frente a lo que se deriva de ella.
LA CONFIANZA EN EL REIKI

Una de las objeciones más frecuentes concernientes a la eficacia terapéutica del Reiki, es la de que sólo se trata de un placebo; sería en suma, como esas píldoras de azucar que los médicos prescriben a veces a los enfermos que insisten en tomar medicamentos: estas píldoras funcionan porque el paciente está convencido de que se trata de un nuevo y milagroso remedio.


Si es evidente que toda confianza en un método aumenta la eficacia de éste, no es difícil replicar a esta objeción por medio de la práctica. Basta con controlar los resultados del Reiki sobre los niños pequeños, sobre los animales, sobre las plantas que difícilmente se dejarían sugestionar por la imposición de manos.

Las fotos de una mano tomadas con un aparato Kirlian antes, durante y después de un tratamiento, han mostrado asimismo que algo tuvo que haber sucedido.

Si hemos querido abordar este tema, no es para convencer a nadie de lo bien fundando del Reiki, sino para subrayar el hecho de que una actitud confiada frente a cualquier terapéutica sigue siendo la premisa más eficaz para que ésta pueda dar sus mejores resultados.

Giancarlo Tarozzi


2 comentarios:

  1. Sucedio mientras hacia un tratamiento empece a sudar mucho, habia faire conditional y buen ambiente.me senti understand poco agotado algo bein inusual.me pregunto, Es posible que pesto suceda o simplemente estaba usando la energia de mis cuerpo?

    ResponderEliminar
  2. Hola Roberto, entiendo que el tratamiento lo estabas dando tu ¿es así?, y si es cierto que cuando practicamos Reiki, aunque sea a la misma persona o situación, cada sesión y en cada momento se sienten sensaciones distintas. Puede ser que sea eso, pero también hay veces que nos implicamos demasiado al dar Reiki, y puede ser que dejemos parte de nuestra energía, a mi también me ha pasado en alguna ocasión, y es algo que tenemos que aprender, poner siempre nuestra buena intención en que la energía Reiki llegue a donde la estamos dirigiendo, para que sirva de ayuda y beneficio a la persona o situación concreta, pero no "querer" por todos los medios, conseguir más, de lo que la Fuente Divina tiene reservado para esa persona o situación... eso es lo que debemos tener en cuenta en cada sesión de Reiki.
    Gracias por tu comentario

    ResponderEliminar

El Camino del Tao

Del Tao Te King (Lao Tze):

"Sabio es el que conoce a los demás.

Iluminado, el que se conoce a sí mismo.

Fuerte es el que vence a los otros. Poderoso, el que se vence a sí mismo.

Rico es el que conoce la alegría.

Hombre de voluntad, el que se mantiene en su camino.

Sé humilde, y permanecerás íntegro.

Inclínate, y permanecerás recto.

Vacíate, y permanecerás lleno.

Gástate, y permanecerás nuevo.

El sabio no se exhibe, y por eso brilla.

No quiere destacar, y por eso destaca.

No se aprecia, y por eso es apreciado.

Y porque no compite, nadie en el mundo puede competir con él"

Si quieres que algo se contraiga, antes debes permitir que se expanda.

Si quieres que algo se debilite, antes debes hacerlo
fuerte.

Si quieres demoler un edificio, antes debes
edificarlo.

Para recibir, hay que dar primero.

A ésto llamamos sabiduría sutil"

"La felicidad no es un destino al que llegar, sino una forma de viajar"

La dulzura vence a la dureza más fuerte. Te doy la bienvenida a este blog donde muestro parte de esa dulzura.... que enamora el alma.

£oles©ƒ

Haz click en el botón "Seguir" para inscribirte como seguidor de este blog:

Mis Blogs

Poema por la Paz

Te propongo que seamos militantes del inmenso ejército de la vida,

Que pongamos al servicio de la paz nuestro arsenal de armas blancas: Amor, Caridad, Solidaridad, Respeto para construir un mundo pleno de armonía…

Depongamos actitudes vanas: orgullo, vanidad, egoísmo...

Y sintamos en todo nuestro ser la maravillosa sensación de saber compartir.

Hoy, ¡ya!, seamos poesía y hagamos versos de nuestras manos con rima de corazones

Para crear el poema inmenso que abarque toda la Tierra

Y alcance el cielo, y sea cobijo, alegría, presente y futuro…Juntemos tu deseo y mi anhelo y hagamos realidad la Paz de un Mundo Nuevo...


Ramón Rojas Morel
Locutor y Periodista Argentino


Gracias por tu visita

Amor para Tí, en Cada Instante de Tu Vida