jueves, 21 de agosto de 2008

Ventanas

Según el feng shui, el interior de la casa es Yin (protegido, íntimo, privado) en contraposición al exterior que es Yang (abierto, público). Las aberturas (puertas y ventanas) representan conexiones entre uno y otro. A diferencia de las puertas, que son únicamente lugares de tránsito, la ventana permite contemplar el exterior (Yang) desde una posición protegida (el interior, Yin).

En una ventana es posible detenerse y contemplar, meditar, tomarse un tiempo, analizar, evaluar. Una ventana que no permita sentarse a su lado y contemplar, no es una verdadera ventana, es sólo una abertura en la pared.
Una ventana es conexión con el exterior, con la luz, con el aire, con la Naturaleza y con la comunidad. Un cuarto sin ventanas nos aísla y es muy parecido a un calabozo. Un cuarto con una sola ventana recibirá la luz desde un solo lado y a veces se producirá un gradiente de luz-sombra demasiado intenso. Estos cuartos encandilan, tal como encandilan los faroles de un automóvil que, en un viaje nocturno, se nos acerca por la mano opuesta a la nuestra.
Los cuartos más agradables son los que tienen dos ventanas, mirando hacia distintas direcciones. La calidad de la luz siempre es muy superior en este caso.Las ventanas de una casa son sus ojos y los ojos son las ventanas del alma. La ventana permite contemplar al mundo exterior y al mismo tiempo le muestra a éste, el alma de la vivienda, de la familia.

La ventana no es para espiar, no es para mirar sin ser visto. La ventana es para mirar y ser mirado. Las casas que no tienen ventanas al frente o que tienen las persianas siempre bajas adquieren un aire siniestro. Pero, las ventanas sin cortinas o persianas son como ojos sin párpados. Una ventana debe mostrar y ocultar al mismo tiempo. Si es muy obvia, si nos "bombardea" permanentemente con su presencia, pronto perderá su atractivo.
Debido a que una ventana no es una puerta, nunca debe llegar hasta el piso. Una puerta-ventana no es una ventana, es una puerta. Se convierte en un lugar de tránsito y no se siente de la misma forma que una ventana. El antepecho de una ventana debe elevarse unos 50cm del piso en una planta baja y algo más en los pisos más altos.
Una ventana que no puede abrirse no es una ventana. Muchos edificios modernos no tienen ventanas, tienen paredes de vidrio, que es distinto. Las ventanas más lindas son las que se pueden abrir de par en par.

Una ventana no es mejor por ser más grande. Las mejores ventanas son las de vidrio repartido. Nos permiten ver el exterior, pero siempre nos recuerdan que estamos en el interior y protegidos. Una gran superficie vidriada quiebra esta sensación y más bien permite que el exterior nos invada.
Los chinos dicen que por las ventanas grandes se escapa el “chi” o la energía vital. De hecho, por las ventanas de una casa puede escapar hasta el 80% del calor generado en el interior.

La ventana puede ser un descanso y un oasis. La vida moderna nos obliga a usar nuestra vista casi siempre a corta distancia. Leer, escribir, trabajar con la computadora, fuerzan a los músculos del ojo a un trabajo intenso. La ventana que permite ver más lejos relaja al ojo. Cuanto más lejos, más relajada y tranquila la mirada. Cuando la vista de una ventana es pobre y monótona, debemos ayudarla colocando cerca de ella algo interesante y colorido. Una pintura, una planta, flores, cristales que distribuyan la luz en un arcoiris de colores, cualquiera de estas cosas puede ayudar.

Una ventana puede tener significado, que es, quizás, lo más importante. Frente a mi escritorio hay una pequeña ventana a través de la cual se ve un árbol frutal, un quinoto. Ahora está florecido y apenas comienzan a insinuarse los frutitos que madurarán en el invierno. La vista de esta ventana me ayuda a ser paciente, me recuerda que las cosas tienen su ritmo natural de desarrollo, que los frutos de mi trabajo de hoy madurarán en el mañana.Una ventana también puede motivar y enseñar.
Marcelo Viggiano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Camino del Tao

Del Tao Te King (Lao Tze):

"Sabio es el que conoce a los demás.

Iluminado, el que se conoce a sí mismo.

Fuerte es el que vence a los otros. Poderoso, el que se vence a sí mismo.

Rico es el que conoce la alegría.

Hombre de voluntad, el que se mantiene en su camino.

Sé humilde, y permanecerás íntegro.

Inclínate, y permanecerás recto.

Vacíate, y permanecerás lleno.

Gástate, y permanecerás nuevo.

El sabio no se exhibe, y por eso brilla.

No quiere destacar, y por eso destaca.

No se aprecia, y por eso es apreciado.

Y porque no compite, nadie en el mundo puede competir con él"

Si quieres que algo se contraiga, antes debes permitir que se expanda.

Si quieres que algo se debilite, antes debes hacerlo
fuerte.

Si quieres demoler un edificio, antes debes
edificarlo.

Para recibir, hay que dar primero.

A ésto llamamos sabiduría sutil"

"La felicidad no es un destino al que llegar, sino una forma de viajar"

La dulzura vence a la dureza más fuerte. Te doy la bienvenida a este blog donde muestro parte de esa dulzura.... que enamora el alma.

£oles©ƒ

Haz click en el botón "Seguir" para inscribirte como seguidor de este blog:

Mis Blogs

Poema por la Paz

Te propongo que seamos militantes del inmenso ejército de la vida,

Que pongamos al servicio de la paz nuestro arsenal de armas blancas: Amor, Caridad, Solidaridad, Respeto para construir un mundo pleno de armonía…

Depongamos actitudes vanas: orgullo, vanidad, egoísmo...

Y sintamos en todo nuestro ser la maravillosa sensación de saber compartir.

Hoy, ¡ya!, seamos poesía y hagamos versos de nuestras manos con rima de corazones

Para crear el poema inmenso que abarque toda la Tierra

Y alcance el cielo, y sea cobijo, alegría, presente y futuro…Juntemos tu deseo y mi anhelo y hagamos realidad la Paz de un Mundo Nuevo...


Ramón Rojas Morel
Locutor y Periodista Argentino


Gracias por tu visita

Amor para Tí, en Cada Instante de Tu Vida