lunes, 8 de noviembre de 2010

La energía amor

Artículo de Guillermo García de Vinuesa:

Todo concepto, por tradicional e inmodificable que parezca, debe ser sometido a revisión periódica. Así, digamos que el amor no es, como suele creerse, un mero sentimiento. ¡Es una energía! Todo lo que vive es energía. Toda energía es pues vital. Y como el amor es la vida misma, constituye la energía primordial. La voluntad de Dios —el poder todopoderoso— debemos considerarlo como impulsado por Su Amor, como en la dimensión humana nuestro amor es impulsado por la motricidad de esta energía que se reviste de afecto, atracción y simpatía.

Como toda energía, el amor no puede ni tiene por qué tener sexo, aunque se manifieste sexualmente, pues su captación y aplicación requiere la bipolaridad. La energía/amor actúa en tres modalidades: física, emocional y espiritual.

Hablando sólo sobre la última digamos que el amor espiritual es el dedicado a la humanidad. Es una energía cósmica implantada por Dios en sus criaturas. Es la vida, misteriosa y eterna y la chispa que lleva dentro (Dios Inmanente) que debemos cultivar para bien del prójimo. El amor espiritual, como toda forma de energía, no puede perderse. Simplemente no se ha llegado a él, fuente eterna que el hombre debe alcanzar.

El amor espiritual, por tanto, hacia la Humanidad, da lugar a una especialísima forma de energía, que la ciencia parece ignorar, pues no es energía eléctrica, mental, térmica, nutritiva, muscular u otra de orden físico. Es distinta y recatadamente fundamental, que no ha merecido aún el debido análisis: la energía espiritual, que brinda, sin embargo, un riquísimo material de estudio y cuya esencia y aplicación son aún más imponderables que las energías físicas hasta ahora estudiadas.

La energía espiritual concierne a la vitalidad suprafísica; es un epicentro del que surgen las manifestaciones del hombre como constructor y mantenedor de la estirpe y sus realizaciones, lo que equivale a decir, el derrotero espiritual de la humanidad. De esta energía dependen las realizaciones psíquicas, mentales y espirituales. Esta energía emana de una fuente no manifestada: el alma.

Toda energía se manifiesta por su acción. Y la energía espiritual actúa a través de la inspiración, la fe, la sugestión, el magnetismo, la telepatía, la clarividencia, la precognición, etc. La energía espiritual es la emanación de todas las virtudes, poderes y conocimientos atesorados por el alma en sus muchas encarnaciones.

Quien sabe pedir a su alma información, poderes, conocimiento, será capaz de captar la respuesta y, eventualmente, disponer y usar del material puramente espiritual que su propia alma, recónditamente enraizada en los tiempos, guarda.

Es un manantial inagotable, siempre disponible, al que se puede acudir lo mismo que a las energías físicas, cuando surge la necesidad (si se necesita fe para emprender una empresa, para impetrar una sanación, inspiración para una obra de arte, la cooperación de alguien para un asunto de vital importancia). Nada hay imposible para el hombre a condición de saber proveerse de energía espiritual y hacer que se constituya en fuerza causal.

Esta energía inspira las iniciativas entusiastas, idealistas, desproporcionadas con las capacidades y los medios disponibles. Su fuego contagia e infunde buena voluntad, inspira ideas, busca aliados, imanta voluntades, moviliza todas las fuerzas y los ánimos y puede realizar actos heroicos. El ejemplo de Ghandi es un modelo de energía espiritual. Su no violencia derrotó al ejército inglés, doblegó la soberbia imperial y fundió en una voluntad los millones de voluntades de la India.
Para la energía espiritual no importa la debilidad física y aún los achaques. Quien posee este atributo divino puede ser un héroe pese a toda dificultad, pues la Gracia le da todas las potencias que necesita.

2 comentarios:

  1. Que dios que ni ocho cuarto, nosotros mismos decidimos nuestra vida.Empezando por las energias, asi se cambia al mundo, cambiando energias

    Namastè

    ResponderEliminar
  2. Dios, para muchisima gente es, lo que la Energía para otra muchísima gente...

    Amor para tí en cada instante de tu vida

    ResponderEliminar

El Camino del Tao

Del Tao Te King (Lao Tze):

"Sabio es el que conoce a los demás.

Iluminado, el que se conoce a sí mismo.

Fuerte es el que vence a los otros. Poderoso, el que se vence a sí mismo.

Rico es el que conoce la alegría.

Hombre de voluntad, el que se mantiene en su camino.

Sé humilde, y permanecerás íntegro.

Inclínate, y permanecerás recto.

Vacíate, y permanecerás lleno.

Gástate, y permanecerás nuevo.

El sabio no se exhibe, y por eso brilla.

No quiere destacar, y por eso destaca.

No se aprecia, y por eso es apreciado.

Y porque no compite, nadie en el mundo puede competir con él"

Si quieres que algo se contraiga, antes debes permitir que se expanda.

Si quieres que algo se debilite, antes debes hacerlo
fuerte.

Si quieres demoler un edificio, antes debes
edificarlo.

Para recibir, hay que dar primero.

A ésto llamamos sabiduría sutil"

"La felicidad no es un destino al que llegar, sino una forma de viajar"

La dulzura vence a la dureza más fuerte. Te doy la bienvenida a este blog donde muestro parte de esa dulzura.... que enamora el alma.

£oles©ƒ

Haz click en el botón "Seguir" para inscribirte como seguidor de este blog:

Mis Blogs

Poema por la Paz

Te propongo que seamos militantes del inmenso ejército de la vida,

Que pongamos al servicio de la paz nuestro arsenal de armas blancas: Amor, Caridad, Solidaridad, Respeto para construir un mundo pleno de armonía…

Depongamos actitudes vanas: orgullo, vanidad, egoísmo...

Y sintamos en todo nuestro ser la maravillosa sensación de saber compartir.

Hoy, ¡ya!, seamos poesía y hagamos versos de nuestras manos con rima de corazones

Para crear el poema inmenso que abarque toda la Tierra

Y alcance el cielo, y sea cobijo, alegría, presente y futuro…Juntemos tu deseo y mi anhelo y hagamos realidad la Paz de un Mundo Nuevo...


Ramón Rojas Morel
Locutor y Periodista Argentino


Gracias por tu visita

Amor para Tí, en Cada Instante de Tu Vida